En este artículo os intentaremos dar un poco de luz acerca de cuál es la colocación óptima de los pedales en vuestra pedalboard. Sólo pretende ser una guía básica de la que partir, porque al final, lo ideal es probar y experimentar con el orden de los pedales.

Cuando vas a montar o modificar tu configuración de efectos, es bastante importante elegir el orden correcto en el que colocarlos, porque de alguna manera, cada pedal influye en el que tiene a continuación en la cadena. La señal “viaja” desde la guitarra hasta el amplificador, y es por eso que el mismo pedal puede sonar de manera diferente en función de la posición en la que esté colocado en la línea de efectos.

Tipos de pedales de guitarra

Podríamos agrupar los pedales en varios tipos, en función de su efecto sobre el sonido:

  • Pedales que afectan a la dinámica o timbre: Por ejemplo, compresor, ecualizador, octavador, wah-wah, etc.
  • Pedales que afectan a la ganancia: Por ejemplo, overdrive, distorsión, booster, fuzz, etc.
  • Pedales de modulación: En este grupo podemos incluir un gran número de pedales, como por ejemplo el chorus, trémolo, phaser, flanger, vibrato, etc.
  • Pedales que afectan al tiempo o ambiente: En este grupo incluimos la reverb, el delay, ecos, etc.
  • Otros tipos de pedales, de los que hablaremos más adelante, como el afinador, el pedal de volumen, el looper, la puerta de ruido o el buffer.

¿En qué orden coloco mis pedales?

Hablando de manera teórica, el orden más correcto (de guitarra a amplificador) comenzaría por el afinador, ya que cuanto más limpia sea la señal de la guitarra, menos “confundiremos” al afinador y más preciso será el resultado.

A continuación, colocaríamos el wah-wah, si es que lo hubiera. En esta posición también podríamos incluir el fuzz, aunque este efecto en concreto se presta a la experimentación, ya que podemos obtener resultados sónicos muy diferente y curiosos en función de la posición en la que lo pongamos.

En tercer lugar, podríamos colocar el compresor, justo antes del overdrive o distorsión, aunque depende de lo que pretendamos conseguir con él, también podría funcionar bien después de estos pedales de ganancia.

En la siguiente posición pondríamos los pedales de overdrive y/o distorsión, y en el caso de combinarlos con un booster, lo ideal sería colocarlo después de ellos si lo que pretendemos conseguir es una “subida de volumen”, aunque delante nos aportaría una “sobre-ganancia” que también puede resultar interesante.

A continuación, colocaríamos los pedales de ambiente, como reverb y delay. En el caso de que el amplificador cuente con loop de efectos, podríamos hacer otro tipo de colocación, de la que también hablaremos más adelante.

Por último, si estamos usando un pedal de buffer (cosa bastante recomendable si el número de pedales en nuestro set empieza a aumentar), podríamos colocarlo al final de la cadena de efectos, justo antes de entrar al amplificador. Otra buena idea sería colocarlo detrás de los pedales que son sensibles a la impedancia, como el fuzz o el wah-wah, para elevar la señal de salida y no perder volumen, tono y definición. 

diagrama-orden-pedales.jpg

Podríamos decir que este es un orden típico de colocación de pedales, aunque insistimos en que no hay una regla escrita, ya que otro tipo de colocaciones, que a priori pudieran resultar menos ortodoxas, pueden aportarnos ese “algo” que estamos buscando. Por este motivo, lo recomendable es probar sin miedo. Grandes guitarristas han encontrado su tono ideal de casualidad, probando y experimentando o incluso por error.

Pedales de volumen

En el caso de los pedales de volumen, hay división de opiniones en cuanto al mejor lugar dentro de la cadena de efectos.

Para empezar, podríamos distinguir los pedales de volumen pasivos (actúan de la misma manera que el potenciómetro de nuestra guitarra, y normalmente presentan un poco de perdida en agudos) y los activos (van alimentados, y no presentan perdida de tono).

Se pueden colocar en diferentes partes de la cadena, y en cada una de ellas producirán un efecto diferente:

  • Al principio de la cadena: Actuarían de la misma manera que el potenciómetro de volumen de la guitarra.
  • Antes de los pedales de overdrive/distorsión: Actuarían como una especia de ganancia de entrada, que no afectaría a priori al volumen.
  • Después de los pedales de overdrive/distorsión: Actuarían a modo de volumen, aunque afectarían a la entrada de los siguientes pedales.
  • Al final de la cadena: Podríamos decir que actuaría como volumen maestro y nos permitiría "mutear" el sonido.

Colocación del pedal de compresión

Los pedales compresores tienen dos funciones principales: aumentar el sustain e igualar el nivel de salida entre los sonidos más fuertes y los más débiles.

Si colocas el pedal de compresión al comienzo de la cadena, sólo afectará al sonido de la guitarra, y no al del resto de pedales. Es una buena posición si lo que buscas es “amortiguar” los ataques fuertes con la púa, o equilibrar el sonido general si tocas con dedos.

compresion-guitarra-diagrama.jpg

Si lo colocas después de los pedales de ganancia (overdrive o distorsión), conseguiremos un sonido más compacto y super-comprimido, ya que los pedales de distorsión también comprimen la señal.

Posición de la puerta de ruido

En el caso de la puerta de ruido o “noise gate”, de lo que se trata es de hacer que su efecto sea lo más transparente posible. A nadie le gusta que la cola de las notas quede cortada por la puerta, o que las últimas repeticiones de los delays desaparezcan de repente (a no ser que eso sea exactamente lo que pretendes lograr).

Lo ideal sería colocarla detrás de los pedales que son más susceptibles de generar ruido, y que por norma general, son los pedales que afectan de alguna manera a la ganancia, es decir, distorsiones, overdrives, fuzz, … Haciendo un buen ajuste de la puerta, podemos eliminar los molestos “hums” que generan ciertos tipos de pastillas. En ese sentido, la MXR Noise Clamp, con un único control, es una puerta de ruido super sencilla y efectiva.

¿Dónde colocamos el pedal de looper?

El looper es un pedal muy peculiar en el aspecto de la posición con respecto a los demás pedales. El sentido común nos dice que lo ideal es colocarlo justo al final de la cadena de pedales. De esa manera, grabará la señal procesada por todos los efectos que tengamos encendidos en ese momento.

Dado que su función no es puramente la de un efecto, si no más la de un “dispositivo” de grabación y reproducción en bucle, podríamos también colocarlo en un punto intermedio (por ejemplo, detrás de las distorsiones y antes de las modulaciones). En ese modo, grabaríamos una señal únicamente procesada por los pedales de ganancia y wah, y podríamos jugar con el encendido/apagado de los efectos que vayan a continuación del looper para crear texturas, o simplemente divertirse y experimentar.

Pedales de buffer

Los pedales de buffer están pensados para preservar la intensidad de la señal que va desde la guitarra hasta el amplificador. Cuando la señal que sale de las pastillas viaja a través de los cables, pedales y latiguillos, se pierden gran cantidad de frecuencias altas, lo que provoca que tengamos un tono muy apagado y una señal deficiente para excitar el previo de nuestro amplificador. Precisamente los pedales de buffer hacen que esto no suceda.

En algunas configuraciones de pedales más complejas, pueden incluso usarse dos buffers: uno al principio, por ejemplo, detrás de un fuzz, y otro al final para levantar la señal.

Lo más habitual es utilizar un solo pedal de buffer. En ese caso, deberíamos colocarlo al final si utilizamos un cable de mucha longitud desde el último pedal de la cadena hasta el amplificador.

El único detalle importante a tener en cuenta es que nunca hay que colocar un buffer delante de un wah o un fuzz, ya que son pedales muy sensibles a la impedancia, y el sonido resultante no sería muy agradable.

En cualquier caso, te invitamos a experimentar y hacer pruebas para descubrir cual sería la mejor posición del buffer en tu cadena de pedales.

El loop de efectos

Sin entrar en demasiados detalles, podemos decir que el bucle o loop de efectos es una bifurcación en la señal del amplificador, que está justo detrás del preamplificador y antes de la etapa de potencia.

loop-efectos-amplificador-guitarra.jpg

Es por eso que, si preferimos usar la distorsión de nuestro amplificador en vez de la de los pedales, podemos insertar el resto de efectos, como la reverb, el delay o el chorus, dentro del loop. De esa manera conseguiremos un sonido más definido y menos “embarrado”.

Conclusión

Como habrás podido deducir de este artículo, lo interesante es probar y probar, experimentar con los pedales en diferentes posiciones y conseguir tu propio sonido.

Sí es cierto que hay algunos efectos que funcionan mejor en unas posiciones que en otras, pero insistimos en que no hay ningún manual ni libreto que diga cómo se deben hacer las cosas, por lo que de nuevo te invitamos a hacer pruebas y experimentar con tus pedales.